Uno de los factores que debemos tener en cuenta a la hora de valorar el estado de forma de una persona es el VO2 máximo o consumo máximo de oxígeno. Este parámetro nos indica la cantidad máxima de oxígeno que una persona puede procesar por unidad de tiempo y peso o, dicho de otra forma, nos indica la capacidad de nuestro organismo para absorber, transportar y metabolizar el oxígeno. Se expresa siempre en mililitros por kilogramos y por minuto (ml/kg/min).
El consumo máximo de oxígeno se mide a través de una prueba de esfuerzo y determina aproximadamente nuestro estado de forma. Puede mejorarse, aunque de forma muy leve (alrededor de un 15 o 20%) gracias al entrenamiento. En este caso la forma más efectiva de poder hacerlo es a través de los entrenamientos de calidad, trabajando al límite de nuestro umbral anaeróbico (la intensidad a partir de la cual hay una acumulación de ácido láctico) en series cortas, de entre uno y cuatro minutos, realizando un descanso activo entre las mismas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies